Inconvenientes de las clases particulares

Inconvenientes de las clases particulares

¿Las clases particulares pueden ser perjudiciales?

La pregunta puede resultar particularmente fuera de lugar. Sin embargo, puede que, en el caso de algunos alumnos, podamos afirmar que es cierto: las clases particulares pueden perjudicar a un alumno. ¿En qué aspectos? ¿Cuáles son los inconvenientes?

 

Dependencia

Recordaréis nuestro artículo ¿crean dependencia las clases particulares? en el que, efectivamente, podrían darse casos de dependencia entre alumnos que reciben clases particulares. Ése, por supuesto, sería uno de los inconvenientes. Pero ¿existen más? ¿Podemos advertir más riesgos?

Pasividad

En mundoclases hacemos hincapié en la importancia que tiene una buena actitud por parte de los alumnos en las clases que reciben en los colegios e institutos. A veces, cuando un alumno tiene un profesor particular de matemáticas, lengua o cualquier otra asignatura, ante cualquier duda mientras explica su profesor del colegio, lejos de preguntar para que sea éste quien la resuelva, espera a más tarde, cuando su profesor particular le dé la clase, para preguntar. Esa actitud hará, probablemente, que “se pierda” en el resto de la explicación y, en consecuencia, sean varias las dudas que haya de plantear luego a su profesor particular; además de demostrar una actitud pasiva en clase que en nada le beneficiará.

Inatención

Se encuentra en estrecha relación con el inconveniente anterior. Es una pasividad más acusada. El alumno, no solo no pregunta lo que no entiende en clase, sino que, como tiene un profesor particular, prefiere que sea éste quien le explique la asignatura porque ha conectado bien con él, porque le transmite más confianza, porque no le da tanta vergüenza, etc. y “pasa” de llevar a cabo algo tan necesario e importante como intentar entender a nuestros profesores de clase.

Falta de trabajo personal

¿Para qué intentar hacer los problemas de matemáticas, de física, realizar un análisis sintáctico o entender formulación si tenemos alguien, el profesor particular, que lo hace por nosotros? Esto suele ocurrir, sobre todo, en los alumnos más pequeños. Cometemos un error cuando pedimos un profesor particular que “haga los deberes” con el alumno.

Métodos diferentes

Un profesor particular ha de saber adaptarse a las necesidades del alumno. Para ello, ha de conocer qué exige su profesor de clase así cómo qué método aplica en lo que se refiere a su asignatura: cómo explica, a qué da más o menos importancia, qué tipo de exámenes realiza, qué criterios de calificación tiene en cuenta, etc. Podéis ver nuestro artículo ¿Contamos con buenos profesores particulares?

Exceso de complicidad

A veces, sobre todo en aquellos casos en los que un alumno recibe clases particulares por parte del mismo profesor durante más de un curso, suele generarse un exceso de confianza entre profesor y alumno que genera una complicidad muy negativa para el alumno. El profesor se ha convertido casi en un miembro más de la familia, con lo que ese respeto que existía entre ambos al principio de conocerse, esa separación de roles entre los dos tan beneficiosa para el correcto aprovechamiento de las clases particulares, se va rompiendo poco a poco y ya, ni el profesor exigen todo aquello que el alumno necesita, ni el alumno se “toma en serio” y aprovecha totalmente el tiempo que pasan juntos.

Si buscas garantía en clases particulares conoce nuestro

método mundoclases

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario