refuerzo escolar

Necesito clases particulares

[et_pb_section admin_label=»section»][et_pb_row admin_label=»row»][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_image admin_label=»Imagen» src=»http://mundoclases.com/wp-content/uploads/2017/04/post-clases-particulares.jpg» show_in_lightbox=»off» url_new_window=»off» use_overlay=»off» animation=»left» sticky=»off» align=»left» force_fullwidth=»off» always_center_on_mobile=»on» use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid» alt=»Papá mamá, necesito clases particulares» title_text=»Papá mamá, necesito clases particulares»]

[/et_pb_image][et_pb_text admin_label=»Texto» background_layout=»light» text_orientation=»left» use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

 Clases particulares

¡Papá, mamá, necesito un profesor particular!

En España, también en otros países de nuestro entorno, no resulta raro que nuestros hijos en edad escolar precisen, como actividad al margen de su Centro de Estudios, clases particulares en aquella o aquellas asignaturas que, por uno u otro motivo, necesiten un apoyo, un refuerzo.

¿Fallan los alumnos?

¿Fallan los profesores?

¿Es el sistema educativo el que falla?

Lo cierto es que la educación es un mundo y el aprendizaje es un procesoenormemente complejo.

No todos los alumnos, afortunadamente, son iguales. Los hay con habilidades extraordinarias para las Matemáticas, para la Física y la Química… Otros son un crack para los idiomas. Otros resultan ser auténticos especialistas en materias como Historia, Literatura, Filosofía…

Tampoco los profesores, no sé si afortunadamente o no, lo son. Siempre se ha dicho que un buen profesor puede hacerte fácil la asignatura más difícil. De igual modo, un mal profesor puede hacerte insoportable, insufrible e inalcanzable la asignatura más fácil.

Si a esto unimos que, al menos en nuestro país, la educación parece ser un juego movido más por intereses políticos que pedagógicos, el panorama, como comprenderéis, se complica.

Sin embargo, de un tiempo a esta parte, este panorama se complica aún más cuando a los alumnos, a los profesores y al propio sistema educativo, se suma un cuarto componente que antes, al menos en lo que a la enseñanza se refiere, se mantenía casi al margen. Me refiero, cómo no, a los padres.

Alumnos. Profesores. Poderes públicos. Padres. Todos, por supuesto, tienen mucho que decir. Lo que ocurre es que en un país como el nuestro donde lo de ponerse de acuerdo no parece que sea una de nuestras principales características, seguro que lo del consenso ha de resultar una tarea bastante complicada.

Es imprescindible practicar el consenso. Hagamos un esfuerzo. Nuestros hijos lo merecen y también nuestro sistema educativo.

¿Desaparecerían así las clases particulares?

Seguramente no por la complejidad del aprendizaje; pero sí cambiaría su actual concepto de “remedio de un mal” por el de “prevención ante lo que pueda pasar” y ayudarían a mejorar el rendimiento escolar.

Tfno; 923 282510 | salamanca@mundoclases.com | c/ Toledo 1, 37005 – Salamanca

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]